domingo, 30 de octubre de 2016

Arquitrabes XIX: silogismo con prisa (“fast syllogism”)



 
Academia de Atenas. Rafael Sanzio, 1510-1511. Fresco (500 x 770 cm).Museo de El Vaticano.
         



     La secuencia del pensamiento pide su tiempo. No el pensamiento prestado: el propio, el que se cuece a fuego lento para llegar a la intuición intelectual rápida. El algoritmo sin diagramas de flujo: el fluir de la idea que prende otra idea que ya había sido pensamiento. Actualizar el futuro exilia el presente de su tiempo: la madurez pide elevarse hacia lo hondo y el emprendimiento (el “entrepeneurship”, quiero decir) jugar al Monopoly con la realidad.Ç

     Con prisa no se puede pensar si no se ha pensado. El entimema, como atajo, suprime la premisa y se pierde por ausencia de raíz. Así nos llevan. Y así vamos. Lo que ya debía habitar la mente del ser pensante reside en cualquiera de las nubes binarias de lluvia ácida (pero celebrada como maná) y aborta el pensamiento en consigna de progreso.

Silogismo 0.

Todos los hijos son descendientes de un padre.
Un padre quiere lo mejor para su hijo.
Un padre, por amor, puede ser su hijo.


Silogismo I.

Todos los hombres son clientes.
Un alumno (y un padre) es hombre.
Un alumno (y un padre) es cliente.

Entimema I:

Como hombre que es, un alumno (y un padre) es cliente.

Entimema I (bis):

Todos los hombres son clientes, por tanto, un alumno (y un padre) es cliente.

Silogismo II.

El cliente siempre tiene la razón.
El profesor enseña a gestionar la razón.
El cliente diseña cómo se enseña lo que es suyo.

Entimema II:

Como el cliente siempre tiene la razón, el cliente diseña cómo se enseña lo que es suyo.

Entimema II (bis):

El cliente siempre tiene la razón, por tanto, la razón es suya y la administra como le place.

Entimema síntesis:

La educación la determinan los clientes, administradores de la razón, por amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada