viernes, 30 de diciembre de 2016

El árbol



 
Ilustración original de Le Petit Prince de Antoine de Saint-Exupéry.


Una isla. Un solo árbol, frondoso por la hibridación entre el de la Vida y el de la Ciencia.

Tras la algarabía de la zambra, el pájaro más anciano y el más joven de entre los que ya aprendieron a hablar centran el silencio. Cada rama es la terminación de un inicio, atalayada por un centro de inteligencia al servicio del alrededor que lo hace posible. Habla el anciano. Habla el joven. Dialoga la comunidad callada. Todo está acordado y estas treguas alimentan la acción. Solo la novedad no provocada requiere cambios. La felicidad no es horizonte sino goce cooperativo.

El socialismo utópico y el científico tienen en ese árbol su lugar desde siempre. Falangsterios, icarias y comunas son su civilización literaria, el intento frustrado de imitación. Los centros comerciales, la sombra del sol necesario para que el árbol y sus habitantes sigan arraigados en su isla.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada