sábado, 30 de mayo de 2020

Arquitrabes XXXVII: El rayo de luna “reloaded”. Efecto Doppler


 
Montaje fotográfico de Ana Gálvez Navarro sobre el cuadro que Valeriano Bécquer le pintó a su hermano Gustavo Adolfo en 1862 (Museo de Bellas Artes de Sevilla)



         A Óscar Colomina, con melancolías para el futuro.

         A Olga Martínez y Paco Robles por su Clavileño.

A Albert Domènech, por enriquecer la pornografía con su mirada culta y socarrona y por su investigación sobre el despelotamiento borbónico y su desatribución a los hermanos Bécquer.





                            “Un éclair… puis la nuit! –Figitive beauté
Dont le regarde m’a fait soudainement renaître,
Ne te verrai-je plus que dans l’eternité?

  Ailleurs, bien loin d’icí! trop tard! jamais peut-être!
Car j’ignore où tu fuis, tu ne sais où je vais,
Ô toi que j’eusse aimée, ô toi qui le savais!”

  “À une passante”, Les fleurs du mal. Charles Baudelaire.



         Dos meses de cocinamiento al lento fuego calenturiento de su soledad ante el hogar de tanta oferta de placer. Confitado, desconfiado y pertrechado con la armadura de los nuevos caballeros andantes (con agujetas por el apoltronamiento solidario introspectivo, que ignoraba entonces en su arrebato). Mentalizado para aventurarse en la nueva vieja ciudad. Henchido de colectivización poscapitalista. Así sale por primera vez a la calle que veía cada día y cada noche desde su ventana y olía desde su balcón palmero (otras manualidades le daban vida a la flacidez inflamada tras cortinas y persianas: uno a escondidas, en el anonimato estanco de su lavabo; el otro en el reino absoluto del feudo de su soledad).

         Embozado, embobado y excitado a partes iguales, profiláctico, con barbijo y preservativo de manos según escrupuloso protocolo aséptico, como el hombre de las multitudes de Poe, entra en el torrente sanguíneo del nuevo mundo.

¡Tantas dulcineas tras sus mascarillas! ¡Esos ojos! ¡Ojos sin nariz ni boca orlados de melenas, colas o  moños! ¡Vida en la incipiente primavera! Compensación textil en inversa proporcionalidad: tapa sus caras y desnuda sus vientres y sus piernas. Y sus pies. ¡Muslos, rodillas, corvas! ¡Pies: pies al aire soportando tanta belleza! ¡Tanta promesa de belleza imaginada! La distancia de seguridad no es contravenida con el cuerpo: la mente aproxima esos labios que no podía ver: la saliva confluía en el estuario de su desear.

Desde una esquina alguien le hace señas. No lo reconoce pero responde con un saludo efusivo y distante. Seis meses sin verse. Dos meses sin tocarse. El uno ante el otro, identificados ya, reprimen el abrazo. Se sienten ridículos, disfrazados de amenaza. Voces filtradas. En el cauce de hermosura con sensualidad de Sherezade los amigos se miran y miran el fluir de embozos asépticos como niqabs de una nueva cultura. ¡Esos pechos! ¡Esos brazos! ¡Ese tatuaje en el canalillo del escote!¡Esas sonrisas invisibilizadas y tentadoras!

Los amigos han pasado el medio siglo y su prestancia de columna, jónica uno, corintia el otro, da alas al vuelo de su erotismo enclaustrado. Hablan de naderías y se emplazan para un después encervezado con más intención de promesa que de posibilidad. Y cada uno enfila su ruta hacia destinos divergentes que convergerán en sus respectivos aislamientos, pasado el permiso del paseo.

Piensa el jónico del corintio: “¡Qué mal follado! ¡Se comía a las tías con la mirada! ¡Cuánta hambre!¡Hambre de hembra! ¡Viejo verde! Qué mal está envejeciendo…Tan romántico, tan soñador: se le están poniendo ojos de pajillero de sala X, de calentorro de cine, de sobón de metro.”

Piensa el corintio del jónico:”¡Cómo me apetecía abrazarlo fuerte! Tantos recuerdos.” Una muchacha rubia, exuberante, pasa ante su pensamiento. “Hembra: femina. Hambre: fames”. Vuelve al amigo. “Ha sido absurdo: ¡tanto que decir y callarlo todo! Preguntar por la salud, por el trabajo, por cómo lo está llevando… Hablar por no callar, de la cáscara de la vida. Si hay salud y teletrabajo todo está en orden, en el nuevo orden.”

El acanto de sus laureles vuelve al baño en el río peatonal. Aunque casado y con tres hijos, vivía como un viudo enamorado de la belleza. Le quedaban tres cuartos de hora de permiso y, al azar del cruce, una muchacha hechiza su rumbo. Su espalda descubierta, sus caderas, la turgencia de sus piernas, sus sandalias. La rebasa. Sobre la mascarilla, gafas de sol. Su melena corta y rizada y el carmín de sus pies y sus manos lo seducen primero. Luego, la incógnita de una mirada que no puede ver. Acelera el paso y nota por primera vez la acidez de su propio aliento mal filtrado y el indicio de falta de aire y del exceso de humedad.  Quiere verla venir en movimiento para combinar  un zum y un trávelin que la enfoquen:
“¡Qué armonía de movimiento! ¡Qué compás!”. Piensa en el simbolismo de Diego Romero de Torres desde los ojos de Valle-Inclán. “Ojos negros, seguro. Rasgados y negros. Perfilados de negro en su base para alargar su horizonte. Sin más maquillaje. Las pestañas, eclipsadas por la belleza de unas cejas oscuras y pobladas, se desdibujan. Su tez es morena, aunque espera el sol del verano para refulgir.” No sabía por qué: relampaguea Hedy Lamarr y Maureen O’Hara por unos instantes, justo cuando vuelve a ser espalda. “Su nariz, sin nada especial. Su boca, de labios finos, levemente carnosos, que son prólogo de unos dientes dispares, de una irregularidad caprichosa y atractiva”. Estaba ya lejos y podía olerla: “Entre almendra, argán y moussel, pero me recuerda el aroma de la colonia Alada”. Y Alada, con su caligrafía arábiga, amarilla sobre verde, le trae su primer sexo. “Esos besos sin cuento (vivamus, mea Lesbia). Pero ya estoy en el otro lado, en el rumoresque senum seueriorum.”

La pierde de vista y se enquista, dulcemente y en bucle, en la película de su imaginar.  El amigo jónico, aislado en sus enormes auriculares, había dejado de pensar en la rijosidad de su compañero de juergas corintio hacía rato. Como una fallera, como la Dama de Elche, volvía a su casa con una barra de pan y algún capricho para entretener su soledad.  La misma música que amortiguaba la vida de la calle es la que alimenta de ruido el vacío de su casa. En sus cruces a contracorriente ve mordazas, bozales. “Boquitas que no veo. Boquitas que en mi casa se van a tragar lo que parece que no cabe. Un parto a la inversa, estéril. Comedoras de sable. Fértiles para  mi placer”.

El Corintio ya no estaba solo tampoco. Su compañera, la adolescente alada, y sus tres hijos, más jónicos que corintios, convivirían desde ahora con la desconocida si saberlo. Llegan los dos a casa, tras la fecunda hora de paseo. Ella había llegado para quedarse. El Jónico llega solo, vacío de mundo y lleno de ganas de vaciarse.

Hay otras tardes de espera, aunque ya estaba en él. La reconocería con otra ropa y a cara descubierta. Recordaba sus pechos:”Pequeños, redondos, con los pezones enhiestos, protuberantes, descentrados ligeramente hacia la parte superior del seno, apuntando hacia el cielo”. Seguía rodeado de belleza en ambas direcciones pero solo la que centraba su imagen tenía valor en sus paseos diarios. Y ninguna es ya Ella fuera de su cabeza.

Cada tarde en el mismo lugar. No vuelve a coincidir con su amigo Jónico en muchos días. Sale menos: tiene en las pantallas de su casa casi todo lo que necesita. “¿Tendría el pie griego, romano o egipcio? ¡Griego! Y no siempre se pinta las uñas. Un pie griego, unas clavículas apenas insinuadas y un ombligo profundo. Redondo y profundo como pronunciado debe de ser el hueco de la base de su garganta, esa escotadura que bautizaba (nadie sabría que plagiaba a Ladislaus de Almásy) como el Delta de Corinto.”

Pasan los días y crece, se ramifica, en la espera el amor. Algunos días después, casi una semana, cree volver a verla. No era Ella.

Los ojos orientales piden otras ventanas. El ombligo le lleva a la vagina. “Un monte de Venus sin más poda que la precisa para darle a la selva un paisaje de jardín al tresbolillo. El Delta de Corinto replicado en vello en el estuario que se abre entre caderas y piernas”. Ese ojo vertical de lo insondable le pone a su amada la cara de Cho Yeo Jeong. Superpuesta  a la de Lamarr parecía una Ava Gadner oriental, con un hoyuelo en la barbilla. Como un esbozo de los hoyuelos de Venus que casi pudo ver en el primer encuentro. “La veo en sus ojos. La clara oscuridad de su iris esconde el diafragma negro de su pupila”. La cornea de cristal de las gafas de sol no le impide pasar, como Alicia, al otro lado del espejo. Muy al otro lado, detrás del cristalino. “Me veo desde su nervio óptico: sé que me está amando como yo la amo. Habito en la visión de su cerebro”. 

Cambio de fase en el estado de alarma. Mayor densidad en las calles. Solo una mujer en su cabeza al pairo de su mirada. “Olivia Hussey con dieciséis años con la cara de Aitana Sánchez-Gijón a los cuarenta. Con la sensualidad de los movimientos de las mujeres de Tarkovsky. ¿Su nariz? Nariz nubia muy estilizada, ligeramente respingada, con un bello tabique que se prolonga en el puente del surco, hondo y mullido, hacia su boca. Aletas y pómulos, como el paisaje interior de los montículos del Stalker de Tarkovsky, son dunas y muelle de la caricia”. Imagina una gota de sudor: de la frente, precipitada y encauzada entre las dos cejas, por el desfiladero de la nariz para regar el surco y acabar en la punta de la lengua. “¿Su nombre? Mejor no la nombro. Sí. Tan así que no necesita nombre. No me hace falta llamarla. ¿Su voz? ¡Eso sí! Grave y serena. Sin nombre y con voz. Un vibrar sincronizado, un tejido de resonancias correspondientes.” Centrado en su pensamiento, como una isla, obliga a que la corriente humana que lo cruza tenga que zigzaguear en sus paseos.

El amigo Jónico es un impaciente sexual. Se ha habituado al zapin pornográfico. Combina canales y solo ve principios y finales. Bueno, el principio del principio también se lo salta: busca, directamente, la felación y la eyaculación. Siempre sin sonido. Siempre tocándose. A veces se recrea en la ficción de unas eyaculaciones con las que se podría llenar un bote de medio kilo de leche condensada. Al principio buscaba el truco: luego imaginaba que el placer del orgasmo era proporcional en duración a la cantidad de semen y nunca conseguía aproximarse lo más mínimo: o se corría al principio del torrente seminal del semental negro o al final. Apenas un instante ante un manantial de placer imposible.

Ante las puertas de las tiendas, disciplinadas colas soviéticas del que  prometía ser el nuevo comunismo liberal poscapitalista. “Parece el juego de cortar el hilo. Me cruzo en el hueco y obligo al segundo a cambiar de tienda, a seguirme”. ¡La segunda de la espera era Ella! “¡Es mi oportunidad!”. La contempla: “Un vestido de algodón muy ajustado y muy corto, de tirantes generosos, color malva. Los pezones, sí, como sabía”. De perfil, la curva sinusoidal de su columna se hiperboliza en pecho y nalgas. Concavidad y convexidad equilibrando la belleza de la onda. “¡Ese culo! El vestido malva enfunda un reloj de arena! ¡Quiero ser tiempo! ¡Redondo y respingón! Una manzana para alimentar el bocado de Adán.” Cruza la calle, corta el hilo y nadie le sigue el juego.  No quiere girar la cabeza pero se siente perseguido. Empieza a correr. Correr para encontrarla en el huir. No puede más y se para: espera que Ella lo abrace por detrás. “¡Te atrapé, Corintio!”. En la espera del nudo: “¡Dormir abrazados! El abrazo es un beso de los brazos. Mucho más intenso porque es el mayor órgano sexual, la piel, el que besa. Y dos son uno entrelazados”. Se gira. Está solo y nadie viene a su encuentro. No se atreve a volver a jugar: “Si vuelvo, pierdo”. En casa le espera la espera, tres hijos y una mujer a la que quiere desde fuera y por costumbre.

Otra tarde más pasea por la calles de siempre, atento en su búsqueda. No puede evitar imaginar las bocas bajo las mascarillas, que ya son, en algunos casos, un complemento de moda. “Un beso en la comisura: leve, víspera, sin prisa, umbral tímido de la pausa del paréntesis del besar”. No hay alrededor: Ella es el centro de su centro. La calma del beso le lleva a la urgencia. Contrapicado. Plano nadir. En ese escorzo busca la otra boca y la besa. Agrimensor del alma, necesita inspeccionar el terreno. “¡Qué aroma dulce y ácido! ¡Qué tonalidades del encarnado ¡ ¡Qué arquitectura de la carne, la piel y el vello! Una ventana ojival con su clave: esa baya de mirto color de goji y sabor de níspero. Contienen los labios mayores a los menores y los cuatro piden besos. Del monte de Venus a su valle de pétalos, hasta la cremallera de piel tostada del perineo…Bajo el tanga que oculta el breve vestido malva.” Lo devuelve a la realidad su amigo Jónico.

Frustrado ante la descompensación seminal, busca en el bukkake la hipérbole eyaculadora, la reducción al absurdo por exceso de su falta de talento sexual.

Vaya empanada llevas. Te estoy saludando desde hace rato y no te enteras. ¿Cómo lo sigues llevando?” Tras las máscaras la distorsión de la voz es también la de la amistad. No le apetece conversar, cumple el trámite y cada uno por su lado. Tenía la sensación de que hoy sí que habría encuentro y que hablarían. “¿Qué le digo?” Empezaba a conocerla tan íntimamente que no sabía por dónde empezar para poder seguir y llegar al punto en el que estaban.  Sigue caminando y llega al lugar en el que la vio por primera vez. “El amor no es patrimonio del corazón: entra por los ojos y su saeta se clava en el pensamiento. La septicemia amorosa radica en el ver y se ramifica en el sentir, da savia a sus frutos de carne en el pensar. Llega y Ella no está. Pero si está. La pulsión lúbrica busca más intimidad, más allá del intercambio de energía libidinal. “Bajo el glande del clítoris, tras su prepucio, hay un cuerpo oculto como un iceberg nervado y eléctrico. Esa campana de carne cobija a una ninfa que solo asoma la punta del pie, la punta de la lengua. Dentro (resuena en su memoria la canción de Silvio Rodríguez cantada por Aute) está la danza del orgasmo. Esa ninfa es Salomé”. Melodía orquestada de aromas exóticos, benjuí, jazmín, sándalo y almizcle le susurran. “Sus orejas. No lleva aros. No lleva pírsines. No lleva tatuajes. Su piel es cálida y, al mínimo tacto, se eriza. En sus lóbulos, un pequeño pendiente dorado, con forma de curva gaudiniana, que apenas le sobresale. Forma parte de la anatomía de su oreja. La concha también es de Venus. Concha de un apuntador que soy yo. Por esa escotadura también puedo hacerle el amor.” 

El Jónico, cansado de los clichés pornográficos, abre una cuenta en una nueva dimensión sexual: felaciones que obligan a descargarse una aplicación para poder darle al ASMR la dimensión que el susurro de la succión necesita.  Los planos del escorzo, boca lubricando el falo, pies jugando en el fondo, lengua reconociendo la textura de la columna trajana, entraban por sus orejas excitadas.

Vuela su imaginación, densa y lenta en su zapin, de la oreja a los ojos y de los ojos a su acceso al alma. “Como el rostro de un cangrejo con la atracción visceral y muelle de un pulpo. Entraré. En el vestíbulo de su nautilus dejaré de ser para serme, para ser sido. Carne invaginada en un caracol de carne mamífera. Todo yo dentro, envuelto en su vulva, habitante de su útero, nadador amniótico de su centro. Y Ella, cordón umbilical con el mundo. En Ella, avatar del que ya no soy, amante desde dentro”.

Estos presentes dan este presente:

El Jónico, auriculares susurradores como prótesis,  ingresado en el hospital, deshidratado por un exceso de masturbación.

El Corintio, sien de acanto cana, paralelo a su esposa y eyaculando sin masturbación, tántrico, impelido en su onanismo mental, libidinosamente alimentado.

Este presente será aquel futuro:

El Jónico, felizmente casado. Padre (de niña adoptada) y marido ejemplar que se desdoblará en lo que aparentará y lo que será: un pajillero que sobrevivirá en un naufragio de semen estéril. Cuando su escroto se lo permitirá, porque no será una bolsa compacta de cuero, se meterá en la bañera sin agua desnudo y se extasiará contemplando la sutil coreografía de sus testículos.

El Corintio, en la inercia de su matrimonio. Padre de hijos independizados y con un relativo éxito social. Muy fiel en su infidelidad. Parásito de su imaginación invaginada, buscará el útero en la bañera de agua tibia para ser desde su fetalidad madura. Inmanentecerá y trascenderá en Ella, andrógino.



5 comentarios:

  1. Ha, ha... Quan vaig estar a Irán, on totes les dones van tapades del tot, em va sorprendre mirar amb certa sorpresa eròtica una noia d'uns 14 anys que no anava tapada -encara no devia ser menstrual- amb tota la caballera enlaire, sense censures. Ara quan veig tothom tapat penso en aquella anècdota i de com hem tirat endarrera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. L'erotisme, bé quw ho saps, estimat Galderich, rau a la cultura sexual que cadasdú ha anat fent seva, des de l'experiència física o mental. Aquesta narració vol, des de la ironia i un fals perspetivisme (la primera persona narrativa hi és als dos personatges en un intent d'estil indirecte lliure alternatiu. Gràcies per passejar-te per aquí.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gràcies, Clara. Amb sornegueria i metaliteratura he intentat fer un divertimento que porti fins al nostre presente la llegenda de Bécquer que sempre poso com a exemple a classe de ideari romàntic, juntament amn el sonet de Somoza de l'amant que vol ser la llum de la lluna. Una abraçada enorme amb petons com a "toppings".

      Eliminar
  3. A very good and interesting article,I loved the Florist and Accessories shop in Boadilla del Monte, They also have home accessories and items for women and men. Bags, necklaces, clothes, belts and many accessories to wear. The website of the HANA Florist is 5 Hana Floristeria.
    We have a notice from 5 Restaurante Chapoo , 5 food delivery ,we were very satisfied with the treatment and the food.
    I found the website Gym / Clinic F.A.S.T., electrostimulation and neuroscience, a new and revolutionary concept has been developed: Active integral electrostimulation.Information that is hypothyroidism or reduced activity of the thyroid gland and with electrostimulating the abdominals.
    I found the website A mobile application (app) is special software designed to extend the functionality of mobiles. The purpose of the software can be very diverse: Android is a mobile operating system based on Linux kernel and other open source software.

    ResponderEliminar