domingo, 29 de mayo de 2016

Destellos LXXII



 
El Turner contemporáneo: Hiroyuki Masuyama. En la impresión imprecisa de la duración hay una certeza.
                                     

                                y todos más me llagan,
                                y déjanme muriendo
un no sé qué que quedan balbuciendo

Juan de Yepes y Álvarez, Cántico espiritual (1584)



Di tu palabra y rómpete

Friedrich Nietzsche, “La hora más silenciosa de todas” en Así habló Zaratustra (1883-1885)


                                      De lo que no se puede hablar hay que callar

Ludwig Wittgenstein, Tractatus Logico-Philosophicus (1914-1916, 1921)

        
Hay en la palabra una rebeldía que nos hace. Por dentro, sin necesidad  de decir. Aunque liberarla la hace más fértil. Entrojada cuando ha sido ajena también es abono del pensar.

¡Cuánto parece que haces y qué poco es! Memento mori: todo lo diluye el tiempo y lo eclipsan otras importancias. Ser verso vacío, como este octosílabo:

“El tatuaje de tu aroma”

O este otro:

                                      “Tu saliva me alivia”

O imagen sin cuerpo que la sustente: El sol a tus espaldas aureola tu aura y te nimbas de luz.

         Entre el paso del mito al logos y su disolución racional de bits y cortocircuitos debe estar la poiesis lírica. Ella encarna la potencia humana que ha de salvar al hombre de su fagocitosis de futuro. El ritual de pensar en el decir frente el actuar para construir una eficiencia ajena.




El ojo es la vagina que encarna la mirada convexa.




Prisioneros de la insatisfacción obsolescente, hemos perdido de vista, buscando la rentabilidad, acelerados, la calma satisfactoria del sabernos esencialmente insatisfechos. Perversión del motor del progreso.




El mundo nos escupe, nos centrifuga: alienados, nos vende un sentimiento de pertenencia que sabemos que no es nuestro. Identificarse fuera del yo cada vez está más caro. El “selfie” es la punta del iceberg de nuestro naufragio.




El tiempo de dios es el tiempo de la espera. La impaciencia la dictan los mercados. El aburrimiento de la espera es un invento de El Corte Inglés que es ya el universo conocido.




La poesía es la piel del sentimiento. Otras veces es un destello que eclipsa el vacío de la sombra que proyectamos.




Deudores del pasado, esclavos del futuro: encadenados a la argolla en la efímera placa tectónica de este presenta náufrago, al pairo del estar en el ser.




Invertir, ciegos, en el bienestar hipotecando en bienser.





Amar es querer ser fuera de ti contigo: yo soy tú en un nosotros que me hace tuyo sin dejar de ser yo.




Dependencia de la libertad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada