miércoles, 11 de mayo de 2016

Destellos LXXI



 
"Infinitus". Donna Raymond, 2010. Acrílico (30x30). Sinestesia de centros y sentires, de fuegos y aguas.


         Ser sentido como un verso. Ser leído como un beso. En ese cruce habita el destello. La palabra que calma la ansiedad, la palabra que funda conciencia. Periferias que   quieren ser centros. En la diáspora entrópica de la expansión,  el contrapelo de la comprensión: la lucha por saber en tanto infinito por conquistar.

         La aceleración del pensamiento aborta orgasmos: he aquí la escombrera de ideas del futuro.




Vivir hacia afuera
Deshabitar el yo
Hacerlo espejo



Acomodaticidio. Fuera de la zona de confort, por supuesto.




Si la felicidad existe, solo puede estar en la mística de lo cotidiano.



Dejó de ver por desprendimiento de rutina. Ahora solo siente al pairo etéreo de la poesía que siempre quiere ser corazón de la prosa.



Amor omnia vicit
                            vincit
                                      vincet omnia amoR




Actualización del “carpe diem” con coartada budista, con mística de la conciencia plena para hacer aséptico su precio: Mindfulness holístico (fuera de la zona de confort, por supuesto)




Casualidad: causalidad  azarosa.




Lo que queda del día es toda la noche.




Cognición corpórea: la inteligencia múltiple del pensar desde los seis sentidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada