viernes, 3 de febrero de 2017

Ósmosis VI








         Aunque levantaba la tapa del váter (y cerraba siempre los botes de gel) acabó por orinar sentado. Su meada bífida le impedía acertar por muy bien que apuntara. Lo de la operación (y otras nubes psicológicas) vino después.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada