jueves, 31 de diciembre de 2015

Destellos LXIX



 
Le sobran zapatos y cigarrillo para ir del todo vestida de desnudez.




         Con lo que siempre tienen de cajón de sastre, estos nuevos Destellos quieren salpicar el último día de 2015 con las chiribitas heterogéneas del pensar lo que se siente. La vida y sus estímulos se agazapan en secuencias léxicas que salen de su madriguera en estos Limbos. Algunos son abortos de poema: que sea la lectura de cada uno de vosotros la que les dé la continuidad que necesitan. Aquí yacerán como pecios en el mar de la abundancia y la inabarcabilidad hasta que, buceadores del espacio infinito que se abre tras vuestra pantalla, les prestéis la atención que reclaman.




El erotismo es al cuerpo y a la mente lo que la ironía es a la inteligencia: cosquillas de la víspera del gozo de sentir y pensar.


Gotas que colman vasos colmados de gotas que colman vasos colmados de gotas que colman vasos colmados de gotas que colman vasos colmados de gotas:

Belleza: matemática precisa del matiz infinito.


Sexo: metástasis de la felicidad.


La poesía deshoja la paradoja de mostrar la realidad sin nombre y nombrar sin realidad.


Homenaje a Industrias y andanzas de Alfanhuí de Rafael Sánchez Ferlosio.

Como una manga marina, el arcoíris toma los colores del fondo oscuro del océano donde duermen todos y pinta con su luz el mundo. Como son cromatismos robados al mar, solo cuando la lluvia los tiñe de agua queda desenmascarado el prodigio ante nuestros ojos. Los faros son homenajes encriptados a Poseidón.

Mástil: naufragio vertical del horizonte


Todo tiene un inicio y un final salvo la eternidad y el infinito


Hay un silencio cómplice. Hay un silencio denso, lleno de grumos. Hay un silencio poblado de grutas. Hay un silencio que quiere reventar en alarido. Hay un silencio tenso y un silencio que da sosiego. Todos son el mismo silencio, pero ninguno dice lo mismo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada